Liderazgos femeninos, un proceso evolutivo y consciente

Las mujeres han derramado sangre, sudor y lágrimas buscando que sus liderazgos sean reconocidos y respetados. De esto nos habla Luz Imelda Ochoa Bohórquez, quién, además, afirma que son las mujeres las llamadas a desarrollar ese cambio político que el país y el planeta requieren.

Luz Imelda Ochoa Bohórquez.

Por: Mariluz Palacio Úsuga

Más allá de hacerse cargo de las tareas del hogar, esas que históricamente la sociedad les ha designado, las mujeres, hoy por hoy, son capaces de desenvolverse con gran habilidad en todos los ámbitos. Tras años de evolución, las mujeres han ido tomando conciencia de lo que son y lo que han logrado, a través de un pensamiento estratégico que deja de lado la beligerancia hacia el modelo patriarcal.

Frente a este tema la médica cirujana Luz Imelda Ochoa Bohórquez, especialista en Pediatría y Puericultura, en Economía y Finanzas de la Salud, y en Equidad de Género, menciona que el liderazgo de las mujeres está desde que el Homo Sapiens existe, pues hay una distribución de roles que las llevó a liderar sobre todo en el hogar; en Colombia y Antioquia dicho liderazgo ha sido muy evidente.

Luz Imelda exsecretaria de las mujeres para Antioquia, y quien desde hace diez años es una estudiosa de la ciencia, la neurociencia, la genética y la epigenética (esta última, un campo de estudio que analiza el cambio en función de los genes sin que esto se pueda atribuir a una alteración del ADN) recuerda que “ha predominado un modelo patriarcal y aunque ha menguado, está muy arraigado aún en la mente, cerebros, genes y cultura; es muy difícil cambiarlo porque viene de manera transgeneracional”.

Esta mujer quien en 2001 fuera la única concejala de Bello, menciona que el liderazgo femenino surge de resistir esas marcadas desigualdades, donde los hombres mandan y las mujeres obedecen.

Sabiduría de mujer

Pero las mujeres comienzan a entender que organizarse y demandar sus derechos es clave, y fue precisamente cumplir con una serie de tareas en el hogar lo que las llevó a desarrollar distintas habilidades, esas que les permitieron insertarse en los ámbitos económicos, políticos y sociales.

“Lentamente salimos de nuestros hogares para cuidar la comuna, para llevar nuestras capacidades y habilidades a nuestro barrio, al entorno; es ahí cuando las mujeres empezamos a tomar decisiones. Sabemos dirigir, pero el entorno no permite que lo hagamos, porque el poder está arraigado en los hombres”, sostiene Luz Imelda.

Las mujeres siguen enfrentadas a un sistema patriarcal, y para llegar a ese liderazgo político y social hay que entender que todo es un proceso de evolución. Según Luz Imelda, “no puede haber rabia, bronca, lo que tiene que haber en las mujeres es la capacidad de crear estrategias para seguir avanzando en el proceso. Los espacios ya están, la legislación de nivel nacional, departamental, municipal ya están abiertas para que las mujeres lideremos”.

Para esta mujer, madre, líder y profesional, son las mujeres las llamadas a desarrollar ese cambio político que requiere el planeta y el país.

“El liderazgo significa entender el pasado, aceptarlo y no pelear más con él; recoger toda la experiencia del pasado para venir al presente a transformarlo”, puntualiza Luz Imelda.

De esta manera, un liderazgo femenino consciente exige pensarse como un ser en evolución, donde resulta determinante construir redes y compartir experiencias para crecer.