El increíble escape de Aída Merlano

Cuando Aída Merlano sea abuela, tendrá muchas historias para contarles a sus nietos. Como la vez que se fugó de la cárcel El Buen Pastor de Bogotá, escapándose por la ventana de un consultorio odontológico del centro de la ciudad, a donde llegó para recibir un tratamiento dental que en sí mismo era una excusa para fugarse.

Imagen del video de la fuga.

Por: Róbinson Úsuga Henao

 

Lugar: Centro Médico La Sabana. Hora: 3:15 de la tarde. Día: martes 1 de octubre. Protagonista: Aída Merlano, excongresista colombiana condenada en agosto de 2018 a 15 años de cárcel por concierto para delinquir agravado, compra de votos y tenencia ilegal de armas.

Aprovechando que el Instituto Nacional Penitenciario había bajado la guardia y la había enviado custodiada por una sola dragoneante, la Merlado se disfrazó de enfermera, abrió la pequeña ventana del segundo piso del edificio mientras nadie sabía con certeza en dónde se había metido el odontólogo que la estaba revisando, y descendió por una cinta roja de esas que sirven para poner moños a los regalos. Antes de tocar el piso, resbaló y cayó de nalgas al pavimento de manera estrepitosa, como guanábana madura.

Se levantó temblorosa y adolorida.

Dicen que Bogotá es una ciudad donde la gente es fría y poco solidaria. Por eso lo más gracioso de aquella escena de escape es cuando algunos transeúntes que la vieron caer, de manera ingenua intentaron socorrer a la Merlano. Ella les dio las gracias con una sonrisa nerviosa, luego se hizo la loca y se montó en una moto de un motociclista que la esperaba ahí cerquita. Todavía tuvo el tiempo de abrocharse el casco antes de largarse sin decir adiós.

Algunos testigos afirmaron después que entre los preocupados transeúntes había un vigilante del edificio, al que quizá le pareció normal ver una enfermera descender del cielo en una cinta roja de regalo.