Empezamos a defender Cenit y Ecopetrol como patrimonio de todos

Cenit SAS transporta todo el crudo y todos los refinados del petróleo que circulan por Colombia. En el último año ha generado el 30% de los ingresos de la gigante petrolera colombiana y es un monopolio que debe seguir siendo propiedad pública y colectiva, de todos los colombianos.

Imagen: Yves Herman / Reuters.

Por: Edwin Palma Egea, presidente de la USO.

 

«Cenit, Transporte y Logística de Hidrocarburos SAS», es el corazón de Ecopetrol, aunque su progenitura y dueña trata de mantenerla oculta, tal vez por su origen ilegal. Pero Cenit SAS no es la oveja negra de la familia Ecopetrol. En el último año ha generado el 30% de los ingresos de la gigante petrolera colombiana. En 2015, con los precios del barril por los suelos, llegó a significarle el 80%, porque a Cenit SAS se le entregó gratis el negocio más rentable de la cadena petrolera, con tarifas reguladas, y libre del vaivén de los precios del petróleo. Todos esos miles de millones de pesos en utilidades estables terminan en el presupuesto nacional.

Cenit SAS transporta todo el crudo y todos los refinados del petróleo que circulan por Colombia. Es un monopolio que debe seguir siendo propiedad pública, colectiva, de todos los colombianos.

 

Multinacionales detrás de Cenit

Vender Cenit es ceder por migajas el principal activo y la piedra angular de la soberanía energética nacional. Las grandes multinacionales del petróleo le están exigiendo al gobierno que las libere del control del Estado sobre el sistema de transporte de hidrocarburos y eso es poner de rodillas a Ecopetrol. Ojalá por una vez, en este gobierno, entregado a las grandes corporaciones, no ceda.

Sacar a Cenit de las tinieblas es uno de nuestros mayores retos. Y hemos venido avanzando, se viene hablando más del tema, más información viene circulando. Hemos encontrado que muchos miembros del Congreso no conocen los impactos de su posible venta, o su papel en esa posible enajenación.

Usar los medios análogos y digitales tradicionales, las redes sociales, el voz a voz, las campañas políticas regionales, hablar con opinadores e influenciadores, distribuir masivamente material pedagógico, es una de las tareas de la USO para que al final la ciudadanía entienda la importancia de defender el patrimonio público, y a Cenit.

El Congreso viene organizando un debate de control político en el que la USO participará. Iniciaremos una gran movilización nacional, que será difícil pero hermosa, para defender los bienes de todos los colombianos. Seremos los trabajadores petroleros, con movimientos sociales, con estudiantes, con los maestros, con los partidos políticos, en la defensa de lo que es de todos.

 

Cenit se habría creado de manera irregular

Hemos empezado con hechos concretos a defender la propiedad pública sobre Cenit SAS. Miremos:

La semana pasada, a través de un expresidente del Consejo de Estado, el Dr. Gustavo Gómez Aranguren, presentamos demanda de nulidad contra el acto de creación de Cenit, que se ejecutó el 15 de junio de 2012, mediante un documento que se dijo era privado, pero que, a pesar de serlo formalmente, es un acto de derecho público, por ser Ecopetrol mayoritariamente estatal y usar recursos de todos los colombianos. Encontramos que el presidente de la empresa de ese entonces no solo no tenía facultades para crear empresas filiales, sino que se arrogó facultades que pertenecen al Congreso. Nuestra demanda pretende que, como consecuencia de la declaración de nulidad del acto de creación de Cenit que se disponga, por orden judicial la «disolución y liquidación de la empresa y el retorno de sus activos de todo orden, a la Empresa Colombiana de Petróleos».

En segundo lugar, hoy la USO presentará el primer pliego de peticiones en Cénit.  Corto, concreto, conciso, con un contenido gremial en favor de trabajadores directos y tercerizados, pero que incluye una aspiración de carácter político: la prohibición de enajenar a Cenit. La presentación de ese pliego de peticiones da inicio a un conflicto colectivo que podría terminar en un acuerdo, un tribunal o una huelga. La USO quiere garantizar que Cenit no se venda. Quiere poder abrir canales de diálogo con el gobierno para discutirlo y el pliego de peticiones es uno de esos caminos. Somos amigos del diálogo, estamos por hablar con todos, pero el mismo conflicto podría terminar en una huelga de contenido político y laboral que estamos dispuestos a organizar.

Ya lo dijo recientemente el columnista Camilo Diaz, es un mal negocio vender más acciones de Ecopetrol al capital privado, pero «peor negocio aún es vender Cenit que es la principal filial y el componente que garantiza que Ecopetrol sea una empresa integrada. La red de oleoductos y poliductos operada por Cenit tiene dos cualidades específicas necesarias para la viabilidad operativa de la empresa. La primera, Cenit es la dueña del 100% de la capacidad de transporte por poliductos, y del 82% de la capacidad total de transporte de crudo. Segunda, de esa capacidad Ecopetrol utiliza el 75% con su producción».

Y así no le guste al señor Jorge Humberto Botero, lobista gremial de toda la vida y ahora representante de los empresarios de seguros en Fasecolda, vamos a hacer todo para librar las batallas por la defensa del patrimonio público. Desde nuestro lugar, con todos los que podamos aliarnos. Invitados.