Quiénes hacemos esto?

Detrás de este trabajo hay un equipo de comprometidos colaboradores. Hombres, mujeres, jóvenes, adolescentes, niños, que le han apostado a transformar en arte esas experiencias doloras que les han ocurrido a otros, o a ellos mismos. ¿Cuál es el objetivo? Exorcizar los demonios de la violencia belicista a través del arte: expresión creativa contra la barbárica muerte. Elaboración de memoria colectiva de las violencias que sufrimos. Recordar, recordar y recordar, hasta que podamos llegar a avergonzarnos de esta violencia cultural que hemos construido. La mayoría de los chicos pertenecen a la Comuna San Javier. Pero no son todos. Este proyecto busca la participación de jóvenes de todos los rincones de la ciudad.