Inicio Narrativas

Narrativas

La casa

Antes de escapar de Venezuela por una penosa situación económica, social y política, Belkis García y su familia empezaron a notar señales extrañas. El sueño de tener casa propia en la ciudad de Valencia se convirtió en una repentina pesadilla. Esa casa fue la primera en expulsarlos antes de salir del país.

El teléfono rojo

Siempre que pasábamos junto al teléfono rojo que queda en El Palo, cerca al edificio Comfama, ella se detenía y lo tocaba, como si saludara con un golpecito en la espalda a un viejo amigo.

La camioneta

Con una tasa de 81,4 homicidios por cada 100.000 habitantes, en 2018 Venezuela ocupó el primer lugar de la lista de los países más violentos de Latinoamérica, por encima de Honduras y El Salvador. Ese año 23.047 personas asesinadas. Belkis García, contadora de profesión, relata cómo su esposo Edison estuvo a punto de ser un dígito más en esa oscura estadística. Uno de los últimos acontecimientos vividos antes de sentirse obligados a abandonar el país.

Impuro

Cómo olvidar la cara del padre Eugenio cuando me gritó en la cara: “DESHONESTO”. Fue en mayo de 1988, yo tenía diez años y para ese entonces cursaba quinto de primaria.

Se me regó el jugo de mora

Mientras preparaba el almuerzo para los niños que cuidaba en el jardín, una madre comunitaria recibió un impacto de bala. Fue durante los días de guerra en la Comuna 13 de Medellín. «Al menos los niños están bien», decía ella. Era su único consuelo.

La señora de los tintos

Cuando era la señora de los tintos en la Compañía Colombiana de Tabaco, a Carolita le sucedió uno de esos acontecimientos que te hace pedir a gritos «trágame tierra». Pero ella habría preferido que en aquel momento se la tragara el sanitario. Especial Mujeres, madres y oficios.

Cuando el niño Jesús era feo

Hubo un tiempo en que el niño Jesús era feo. ¡Aparecía en tantas pinturas! Y en cada una más feo que en la anterior. ¿Acaso su fealdad estaba relacionada con su tarea mesiánica? Un cuento (y casi ensayo) del artista Andrés Valderrama.

Columpios

«Yo me indignaba: ¿qué padre permite que su hijo esté tan noche en los columpios? Hay vecinos malacopa, perros sin dueño, incluso algún díler (todo mundo lo sabe, aunque todos finjan que no)».

El mago

¿Creen ustedes en lo sobrenatural? ¿En sucesos que, acontecidos en la cotidianidad, de un momento a otro toman un viraje inesperado y sobrepasan el umbral de lo posible?

Amor express

Se conocieron en la calle y se dijeron mentiras, para cubrir quiénes eran realmente y mantener la pasión. Crónica de un amor fugaz con un final desconcertante (al menos para su protagonista).

Arnulfo y la montaña que siente

Arnulfo es un líder social de barba abundante que enseña nuevas formas de narrar la historia, no solo desde las cicatrices que ha dejado la violencia, sino desde las acciones que construyen comunidad. Un sabio que tiene su templo en el barrio Bello Oriente, en límites entre las ciudades de Medellín y Bello.