Ciudadanía rechaza la construcción del Puerto de Tribugá

El Puerto de Tribugá terminaría por poner en riesgo el ecosistema y su cultura, debido a las vías que atravesarían territorios afros e indígenas.

Activistas se oponen a la construcción de un Puerto en Tribugá, Chocó.

Por: Mariana Álvarez

 

El Golfo de Tribugá se localiza sobre la Costa Pacífica Colombiana en el departamento del Chocó, un paraíso de extraordinaria biodiversidad que fusiona la selva y el mar. Esta región no es sólo el hogar para la anidación de tortugas y aves marinas, manglares, peces y ballenas jorobadas, también se encuentran comunidades que suplen sus necesidades gracias a la pesca artesanal.

Las especies que habitan el golfo, ya permanecen en una constante amenaza por la contaminación de los océanos y la idea del Puerto del Golfo de Tribugá terminaría por poner en riesgo el ecosistema y su cultura, debido a que se piensa en construir vías que atraviesen territorios afros e indígenas.

 

Pérdida de biodiversidad

Conservación Internacional es una organización no gubernamental que se ha encargado de consolidar diferentes programas en el país para la conservación de los ecosistemas, y quienes no se han hecho esperar alrededor del tema de la construcción del puerto. El pasado mes de abril se realizó un manifiesto por la conservación del Golfo de Tribugá, en el que se asegura que la construcción de éste tipo de mega obras van en contra de las visiones étnicas y territoriales, en donde se ha priorizado una economía local amigable con el ambiente.

También han viralizado en las redes sociales #NoPuertoTribugáPorque la construcción del puerto afectaría a más de 1.623 hectáreas de manglar, a más de 971 hectáreas de playas de anidación de tortugas marinas, 70 hectáreas de zonas de alimentación de aves marinas y el corredor migratorio de ballenas jorobadas, y con esto el turismo que se ha intensificado para observar su avistamiento.

Quienes están en contra de la obra creen que no garantizará el desarrollo para Chocó, como lo demuestran los casos de Tumaco, Buenaventura y Cartagena. Adicionalmente, aseguran que Colombia no necesita un nuevo puerto, los existentes sólo se utilizan en un 45% y tienen capacidad para crecer, en donde mejoras en el puerto de Buenaventura costarían 1,6 billones mientras que para la construcción de uno nuevo 3 billones.

Uno de sus recientes estudios (ver PDF), consistió en ponerle etiquetas de precio a los manglares con el objetivo de proporcionar evidencia de que el puerto dañará económicamente al país más de lo que lo ayudaría.

Aunque el proyecto no es nuevo, en los últimos meses regresó la opción de la posible construcción del Puerto de Tribugá; respaldado por el artículo 78° del Plan Nacional de Desarrollo (2018-2022). Comienza entonces un debate entre aquellos que defienden el desarrollo del país y otras voces, como la de Christian Abusaid, que se levantan a favor de la conservación del golfo y su diversidad.

 

Christian Abusaid contra el Puerto de Tribugá

Christian es un activista de la ciudad de Bogotá que se hace escuchar a través del arte. Su expresión social comenzó con la idea de representar el nombre de plantas ancestrales como el peyote y la ayahuasca en latín. Y ahora, gracias a experiencias que vivió en el territorio, la conexión que ha tenido con la naturaleza y sus comunidades, busca su conservación diciendo: No al Puerto de Tribugá.

Imagen que hace parte de la campaña de Christian Abusaid.

Algunas de las calles de Bogotá están siendo empapeladas por Christian con enormes letras que encarnan a las especies del golfo con su nombre en latín. Su intención es la de generar curiosidad en los transeúntes, además expresa su deseo de «traer un poco de la naturaleza a la ciudad y hacer sentir a la gente en esa conexión con el universo, el planeta. Hacerlos sentir que somos en realidad uno y que no estamos tan lejos de esos animales».

Aunque su apellido Abusaid es de origen libanés que significa «dador de suerte», Christian es un arquitecto colombiano que se dedicó al arte hace dos años y medio, cuando decidió dejar un puesto corporativo por hacer aquello que le llenaba el alma.

Éste tipo de expresiones son voluntarias y para Christian son la manera en que puede reafirmar su propósito en la vida: comunicar. Él espera llevar su mensaje de conciencia a otras ciudades como Medellín y Cali.

Christian Abusaid.