JEP reconoce al medio ambiente como víctima del conflicto armado

Para la Unidad de Investigación y Acusación de la justicia transicional los ciclos naturales de los ecosistemas han sido gravemente afectados por la guerra.

Cerro Tusa y Suroeste Antioqueño. Fotografía de Felipe Toro.

Por: Redacción Lluvia de Orión

 

Para la Unidad de Investigación y Acusación de la JEP, el medio ambiente es un patrimonio común de los colombianos, que debe protegerse en su diversidad e integridad y urge implementar para mitigar, compensar y prevenir afectaciones sobre los ecosistemas nacionales.

«Teniendo en cuenta que con ocasión del conflicto armado colombiano se adelantaron múltiples acciones, que, de manera intencional, accidental o negligente, ocasionaron daños y alteraciones sobre los ciclos naturales de los ecosistemas, con efectos temporales o permanentes, la UIA en cabeza de su director, Giovanni Álvarez Santoyo, ha venido desarrollando diferentes acciones, a través de su Grupo de Apoyo Técnico Forense, dirigidas a proteger el medio ambiente», dice en un documento de la Unidad.

Describe que para ello ha puesto de manifiesto la alarmante pérdida de bosques y la dinámica de cultivos de uso ilícito en el marco del caso 002, que abrió la Jurisdicción Especial para la Paz y con el que se priorizó la situación de los municipios de Tumaco, Barbacoas y Ricaurte en Nariño, mediante el análisis de la información del IDEAM sobre deforestación comprendida entre 1990 y 2017, utilizando técnicas de análisis y geoprocesamiento de dichos insumos.

Los fiscales han venido realizando acercamientos y sesiones de entendimiento e intercambio de información con diferentes instituciones que conforman el Sistema Nacional Ambiental -SINA-, así como con organizaciones de diversos sectores económicos, «con el fin de recaudar la información necesaria para adelantar y evidenciar las diferentes afectaciones sobre el medio ambiente, producto del conflicto armado».

Entre las entidades con las que se han sostenido reuniones se destacan; el IDEAM, Parques Nacionales Naturales de Colombia, La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales -ANLA-, el Instituto Humboldt, el Instituto Amazónico de Investigaciones científicas -Sinchi-, el Instituto de Investigaciones del Pacífico -IIAP-, la Organización de las Naciones Unidas y Ecopetrol.

«La Unidad de Investigación y Acusación está comprometida con el reconocimiento del ambiente como víctima silenciosa del conflicto y con la búsqueda de mecanismos para su reparación efectiva, propendiendo por garantizar la no repetición», afirmó el director de La Unidad, Giovanni Álvarez Santoyo.