La súbita reaparición del “gorrión montés-paisa”

La especie, endémica de San Pedro de Los Milagros, fue descubierta en el año 2007 y desde entonces no se tenían noticias suyas. Hasta enero de 2018, cuando un ejemplar fue observado por Rodolfo Correa Peña, aficionado al avistamiento de aves.

Fotografía: Andrea Lopera Salazar.

 

El gorrión montés-paisa reapareció para la ciencia, gracias al encuentro casual con Rodolfo Correa Peña, avistador de aves y estudiante de Ingeniería Agronómica de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín.

“Yo tenía referencia de un ave que se había descrito en San Pedro de Los Milagros, pero que todavía no aparecía. La había ojeado en guías, pero no la conocía. Cuando la vi me sorprendí. Dije: ¡Ah, juemadre, esta pareciera ser la que se ha estado buscando! Ese día no andaba con cámara ni nada, traté de tomarle una foto con el celular”, cuenta Rodolfo.

Luego se contactó con Juan Luis Parra, del Grupo de Investigación en Ecología y Evolución de Vertebrados de la Universidad de Antioquia. Por fortuna el ave se quedó en la zona desde enero hasta agosto de 2018, dando suficiente tiempo para que Rodolfo tomara una mejor foto y Juan Luis Parra pudiera conformar un equipo con los investigadores Sergio Chaparro y Andrea Lopera Salazar para hacer visitas técnicas a la zona.

Instalaron redes y capturaron a cuatro individuos a los que les tomaron medidas y les realizaron diversas pruebas, entre ellas de sangre. Después los liberaron.

Quedó confirmado: se trataba del gorrión montés-paisa (Atlapetes blancae), endémico de Colombia y, específicamente, de San Pedro de Los Milagros. La especie fue descubierta en 2007 por el ornitólogo inglés Thomas Donegan y se consideraba extinta porque no había registros recientes de su avistamiento.

“Reencontrar una especie que está perdida es casi más importante que encontrar una nueva para la ciencia –afirma el ornitólogo Diego Calderón Franco–. Esto da cuenta de que los hábitats, de cierta manera, son resilientes”.

El gorrión montés-paisa es de coloración gris; el vientre y el cuello son grises claros, esa última parte casi blanca. En la parte superior es de un gris oscuro y sus alas son negras. En la cabeza tiene una especie de capota de un color entre rojo y naranja denominado rufo. Tiene una bigotera, de la que hablaba Rodolfo, que es una línea delgada y tenue que a veces ni siquiera está.

 

Oírlo cantar

También fue posible escuchar el canto del ave. Sobre eso no se tenía información porque el hallazgo de Donegan no se hizo a partir de pájaros vivos. La vocalización, como se le llama en ornitología a los sonidos emitidos por las aves, puede ser una característica que defina la especie y la del gorrión montés-paisa es distinta a la de especies con las que ha sido asociado.

Haberlo visto en un matorral alimentándose con insectos y frutos cerca de un jardín generó más datos, ya que en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, en la que el Atlapetes blancae aparece como especie amenazada, figura que sus hábitats son bosques subtropicales, húmedos y montanos.

Pero así como se origina nueva información, también surgen incógnitas, dado que la zona donde fue hallado se modifica constantemente a causa de la agricultura y la ganadería extensiva.

Desde su redescubrimiento al gorrión montés-paisa se le puede ver a menudo, en una calle de San Pedro de Los Milagros, en la pared de la Casa de Encuentros San Juan Eudes. Allí fue pintado como una estrategia para que la comunidad lo conozca y lo tenga presente, para que sepan la importancia que representa y celebren el milagro de cualquier nuevo avistamiento.

______________________________

Con información de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín.

 

Lluvia de Orión: El lugar de las historias.

Conoce nuestros servicios aquí.